miércoles, 4 de enero de 2012

Los pilares de la vida.

Para Félix, la vida era simple: conseguir la felicidad. Él lo había hecho, pero la pregunta es, ¿cómo?

Hace unos años, un mar de tristeza inundaba sus sentimientos. Parecía que tenía problemas por todas partes: familia, amistad, dinero... Tan solo tenía salud y amor. Poco a poco se fue dando cuenta de que por mucho que pensara lo contrario, no era feliz. Un día se levantó por la mañana y fue repasando uno a uno todos sus dilemas y aprietos. Comenzó por sus amigos: se había quedado prácticamente sin ninguno. De la mayoría no sabía nada y los pocos que le quedaban estaban cada vez más distanciados. Después de varios minutos de meditación llegó a la raíz. ¿Por qué le había pasado eso? Se percató de que había sido su culpa, pasaba demasiado tiempo con su novia y había dejado de cuidar sus amistades.

El siguiente problema era familiar. Había discutido con su madre, su padre, su hermano... Todos querían hacerle ver que su pareja le estaba absorbiendo por completo y los demás habían dejado de existir.

Félix prácticamente estaba sin dinero. Le costaba muchos esfuerzos llegar a final de mes. No se permitía ningún capricho. Se dio cuenta de por qué no tenía dinero: había rechazado muy buenos trabajos porque si los aceptaba, no podría ver a Laura, su novia, siempre que quisiera.

Al acabar, apreció el problema origen: el amor. A lo largo de su vida había construído una casa. Un hogar dónde refugiarse siempre que atravesara malos momentos. Los estaba atravesando, y su hogar, no le servía de cobijo alguno. Todo lo contrario. Derruyó de esquina a esquina lo poco que quedaba de su morada y decidió construirla de nuevo. Lo primero de todo fue cortar con su novia, por mucho que le fuera imposible. Lo segundo fue pedir perdón a sus amigos y familiares. Estrechó sus relaciones. Por último, buscó trabajo y poco tiempo después, consiguió  uno. Ya no volvería a tener problemas de dinero.

Estableció como sería su hogar en el que resguardarse en días nublados y lluviosos: los tres pilares que se encuentran sujetando toda la casa serían: las amistades, la familia y la salud. Sobre estos estarían: el dinero y los estudios ó el trabajo. Encima del todo, el más externo: el amor. Y subterráneo, el más importante: la felicidad.
video
(Siento que el vídeo sea tan cutre)

Porque la felicidad es como la economía de un país. Cuando las cosas no van bien, hay que apretarse el cinturón y salir adelante sea como sea. Conforme vaya pasando lo peor, todo, absolutamente todo, tan solo puede mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario